.

.

miércoles, 1 de abril de 2015

Detectives preternaturales; John Silence (el original)





Como cuento a cualquiera con la paciencia suficiente como para escucharme, cuando empecé a trabajar con Jonathan Silencio no tenía previsto que pasase de diez o quince páginas, y para nada que protagonizase la novela DE ILUSIÓN TAMBIÉN SE MUERE así que no me molesté ni en ponerle nombre. Era un narrador anónimo destinado a morir joven.

La cosa, ya sabéis, se complicó y tuve que buscar un nombre para él. Dado que había regresado de la muerte para convertirse en investigador de lo paranormal, y que Algernoon Blackwood siempre me ha conquistado con sus historias en ese ámbito, decidí hacer más castellano el nombre de su investigador y dejar que el mío se rebautizase así.
Hoy quiero hablaros un poco de ese genio que era Blackwood y de su personaje.
A. B. es un tipo que me cae bien, porque tuvo un montón de oficios, mejores y peores, hasta que triunfó relativamente con la literatura. Se dice que pertenecía a una orden secreta, Golden Dawn, y que de allí sacó tanto la afición como los recursos para escribir ese tipo de obras. Aunque yo no pertenezco a logia alguna, me gusta pensar que curtirse en diversos oficios es una escuela compartida con A. B., y que de algo sirve a la hora de escribir con cierta honestidad.

John Silence, su personaje, protagoniza tan sólo unos pocos relatos, pero tiene mucho peso en esto de la literatura gótica. Si los detectives aparecidos en relatos paranormales tenían la función de aplicar la lógica y desmontar algún supuesto hecho mágico que terminaba siendo explicable mediante la razón, Silence es el primero, hasta donde llega mi humilde conocimiento, que se enfrenta a magia real usando las mismas armas. Es cierto que flojea en algunos puntos, para mi gusto, ya que no hay una explicación completa de dónde o cómo ha obtenido y aplica esos conocimientos, aunque es un buen recurso para que el autor mantenga la intriga y el enigma.
Inspirado en él, en cierto modo, y en otros de los que hablaré otro día, Silencio tiene parte de esos conocimientos, aunque carece del profundo dominio de lo esotérico que Blackwood dio a su personaje, y no es esa la única diferencia. Silence es un hombre económicamente bien situado, con criados y asistentes que le ayudarán a resolver sus casos, una casa que es toda una fortaleza contra lo extraño, y una serenidad muy diferente de la personalidad compulsiva que trato de dar a mi héroe. Sus conocimientos son a veces tan profundos que el lector se siente algo lejano, como percibiendo que resolverá el caso sin despeinarse, aunque también es cierto que nos lleva a unos paisajes y situaciones inesperados, novedosos si tenemos en cuenta la época y que han abierto camino a muchos de los que vinieron después.
La lectura de sus relatos es algo muy recomendable para quienes gusten de lo sobrenatural, así que además de dejar constancia de mi admiración por el autor y su personaje, aquí tenéis una lista de los relatos en que podéis encontrarle. Que aproveche.


  • UNA INVASIÓN PSÍQUICA
  • ANTIGUAS BRUJERÍAS
  • EL CAMPAMENTO DEL PERRO
  • LA NÉMESIS DE FUEGO
  • UNA VÍCTIMA DEL ESPACIO SUPERIOR
  • CULTO SECRETO



5 comentarios:

  1. En mi adolescencia tonteé con revistas como Año Cero o Más Allá, que me parecían alucinantes. A pesar de eso, mira si sé poco-poquísimo sobre estos temas, que la misma palabra preternatural la descubrí leyendo tu novela.

    Joder, eso de "tu novela" sigue sonando genial... ja ja ja.

    Besotes, enano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que suena bien, extraño pero bien, jaja. Seguiré contando cosas sobre el tema, si os gusta. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Quizá si el bueno de Algernon fuera contemporáneo del autor de Silencio y en lugar de cruzar el charco hubiera y ido a dar con sus huesos, digamos… a alguna localidad cercana a Valladolid, no pongo en duda que se habría fundado una logia sumamente interesante que podría haber cambiado incluso la literatura fantástica de nuestros tiempos… ;-) Y si no fuera así, habría sido divertidísimo asistir a alguno de sus rituales secretos, que imagino regados por una buena cerveza quizá alrededor de una mesa o sujetando alguna barra pero, a buen seguro, consistentes todos ellos en una buena y fructífera conversación. Gracias por acercarnos a la literatura fantástica J, incluso a aquellas que nos negábamos a pasar por el aro ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya quisiera yo estar a esa altura...
      Para los rituales, desde luego, yo exigiría un Salón de Birras bien surtido, jajajaja. Un abrazo.

      Eliminar

Ya podéis comentar tranquilos, sin palabras ilegibles ni más trámites. No os cortéis, vuestras opiniones me vienen muy bien.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...