.

.

viernes, 27 de diciembre de 2013

PUERTA I : "La parábola de los perros" Cap.1 de 4



De pie en el centro de la celda, el sospechoso ofrecía un aspecto más peligroso que cuando estaba en libertad. Aquella quietud vigilante, furtiva casi, de animal desconfiado, hacía que los policías que contemplaban su imagen en el monitor de seguridad de la habitación adyacente temieran cualquier acto de violencia por su parte. Sin embargo, el sospechoso llevaba más de dos horas en la misma actitud, sin haber llevado a cabo más movimientos que el natural parpadeo de sus ojos alerta.



Había sido detenido aquella misma noche, sólo un par de horas atrás, y la sangre casi seca aún manchaba su blanca camisa, endureciéndose al coagularse como testimonio de una acusación innegable y mezclándose con una extraña y fungosa sustancia azulada que cubría el pecho de la prenda.
Los policías locales del pequeño pueblo castellano, superados tal vez por el horror contemplado, no se preocuparon de quitarle aquella camisa y guardarla en una bolsa para pruebas, pensando tal vez que las evidencias de la escena del crimen eran más que suficientes para demostrar la culpabilidad del sospechoso.
Ahora, ya más tranquilos, los agentes se daban cuenta del error cometido, y mientras esperaban la llegada del equipo forense de la capital, discutían sobre la conveniencia de volver al domicilio del sospechoso, a la sazón el lugar del crimen, para recabar todas las pruebas posibles, incluyendo la ropa que Gerardo Carrión, que así se llamaba el detenido, llevaba aún puesta.
El jefe de la dotación local hizo valer su opinión, y decidieron esperar a que la Científica, mucho más rica en medios y experiencia, llegase al pueblo y se hiciera cargo de la investigación. Ellos, según dijo, ya habían hecho bastante con detener a aquel loco peligroso y dejar a uno de sus agentes en la puerta del domicilio, preservando así la integridad de la escena frente a la posible acción de curiosos. Curiosos, por otra parte, poco probables en un pueblo de apenas tres mil habitantes, cuyo recio carácter, arquetipo de lo castellano, les impulsaba siempre a no involucrarse demasiado en los asuntos ajenos, y menos aún cuando tales asuntos incluyen paredes manchadas de sangre y muertes violentas.
Unos minutos después, a punto de dar las cuatro de la mañana, llegó la unidad de la policía científica. La pequeña plaza del pueblo se llenó de luces azules parpadeantes, provenientes de una furgoneta y un coche, de los que descendieron varios agentes que fueron recibidos de inmediato por las fuerzas locales.
El inspector Dámaso Barrero se puso inmediatamente al frente de la operación, y mientras uno de los agentes locales acompañaba a los de la científica hasta el lugar del crimen, él entró en la comisaría con el jefe de la dotación para interrogar al sospechoso. Por lo que le habían dicho por radio, el inspector Barrero pensaba que el caso sería sencillo, sin demasiadas fisuras ni ángulos muertos, y no creyó urgente acudir en persona al escenario.
No le gustó, de entrada, ver que el sospechoso seguía con aquella camisa puesta, ya que la prenda era una prueba importante. Tampoco le gustó su extraña actitud, esa quietud expectante, tranquilo como un mar en calma que sabe que dispone de todo el tiempo del mundo para erosionar los acantilados a que se enfrenta. Así aguardaba el sospechoso, equidistante a todas las paredes de la celda que le albergaba.
Decidió interrogarle de inmediato, no sin antes ser informado de sus antecedentes conocidos y de lo ocurrido aquella noche por el jefe local.

16 comentarios:

  1. Bienvenido a Blogger José. Espero que esta nueva aventura te sea gratificante. Mi más sincera enhorabuena por tan impresionante puesta en escena. En cuanto al encabezado en boca de Bukowski... muy acertado, a este genio le han salido muchos imitadores ;-) Respecto a "Los Perros", poca crítica puedo hacer cuando directamente los he secuestrado y amordazado en mi suspiro, por lo que esperaré a compartirlo un día o dos. Abrazucu apretadín desde Villa de Rayuela, que continúes transitando, insomne o no y nos hagas partícipes en este portal.

    ResponderEliminar
  2. Mira que he leído veces esta historia, pero la descripción del primer párrafo me sigue provocando un escalofrío. Enhorabuena, José, por esta "presentación en sociedad" virtual. Ojalá muchas veces la alerta de mi blog me avise que has publicado. Un abrazo desde mi Luna, con beso por supuesto;)

    ResponderEliminar
  3. Inicio prometedor de lo que supongo un thriller, género que me gusta bastante. Seguiré leyendo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, compañero, espero que lo disfrutes y pases más por aquí

      Eliminar
  4. Hola compañero tu blog me había llamado mucho la atención, sobre todo el título y hoy me he dispuesto a leerte, no sabía por donde comenzar y lo he hecho por el principio, como debe ser jaja. Una historia buenísima, tu descripción de los castellanos es tal cual. Ahora a continuar disfrutando de esta historia. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esteban. Un placer tenerte por aquí. Los castellanos, ya sabes... somos clichés andantes.
      Me alegra verte. Nos leemos.

      Eliminar
  5. Hola, Enano.
    Soy la diablilla del seiscientos.

    No me decido a empezar porque no sé por dónde, con tantas puertas y pasadizos me he perdido. Por el mundo virtual he encontrado ciclos de John Silence, con sus partes correspondientes, por aquí puertas... ¿no podrías poner en tu blog una guía del viajero? pero en plan guía Michelin para torpes, para no perderme...

    Te estaría eternamente agradecida, lo juro por tu tatuaje (es que yo no tengo, ja ja ja).

    Muchos besos de esos dulzones que tanto te gustan.
    Y un par de abrazos, hala.

    ResponderEliminar
  6. Holaaa. Un placer verte por aquí. Un PLACER. Empiezas por el principio, así que te pido paciencia y compañía. Si tienes dudas de cómo seguir sabes dónde estoy :)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Jose
    Ya te dije que algún día leería tus famosas puertas y como el principio de la otra ya lo había leído, he empezado por esta y creo que me ha gustado bastante más. Es una buena manera de empezar, con acción, con algo que provoque al público. Estoy muy cansado de los empieces grandilocuentes que no animan a seguir leyendo jamás.
    Muchas gracias. Un saludo.

    PD. Me alegro mucho de que pusieras todos los enlaces para poder llegar a buen puerto. Es muy fácil así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho verte por aquí, Ricardo. Tengo que ir trabajando en eso de los enlaces y en más cosas, poco a poco. Un placer, estás en tu casa.

      Eliminar
  8. Un buen inicio, me gusta la descripción del contexto que rodea el crimen. Seguiré leyendo a los pocos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sandra. Encantado de saber tu opinión, tras leerte la valoro mucho. Un saludo.

      Eliminar
  9. Buena descripción y puesta en escena. El ambiente de la narración soberbio. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que el resto del relato te guste. Un saludo.

      Eliminar
  10. Me ha gustado. Voy a seguir leyendo. Me alegro mucho de haber caído por aquí. Ya te tengo marcado como blog favorito y ya te sigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Ya podéis comentar tranquilos, sin palabras ilegibles ni más trámites. No os cortéis, vuestras opiniones me vienen muy bien.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...